lunes, 22 de agosto de 2011

Amy y la valoración personal



Quedé impresionada con la muerte de Amy Whinehouse, más allá de lo que todos comentaban sobre lo triste que es que una  joven talentosa muriera en esas condiciones, yo como buena psicóloga me fui a las posibles causas. Investigando, lo que más me impresionó fue que algunos atribuyeron su adicción a las drogas y posterior muerte a su mala suerte en el amor… yo me pregunto ¿suerte o elecciones? y es que  ¿existe alguien quien nunca ha tenido mala suerte en el amor? Como canta la canción de Américo: “que levante la mano quien no sufrió por amor”. 

Sin embargo yo creo que hay cosas más contundentes por debajo, al parecer Amy no  hacia las mejores elecciones de pareja y se volvía a enamorar una y otra vez de hombres que le hacían daño, ¿a alguien le suena familiar su caso? ¡Que levante la mano! Muchas mujeres eligen una y otra vez a hombres que no las aman  como se merecen, pero sin embargo siguen con ellos en relaciones insatisfactorias y a veces hasta nocivas y tormentosas. Creo que la causa está principalmente en la valoración que tiene esa persona de sí misma. 

Vivimos en un mundo que continuamente nos refuerza el hacer, el parecer, el complacer a los demás y no nos enseñan a amarnos y complacernos a nosotras mismas, es algo que tenemos que aprender. Frecuentemente en la consulta le propongo a mis pacientes mirarse al espejo y decir “me amo y me acepto completamente”, les puedo decir que en el 99% de los casos la persona que tengo al frente no puede hacerlo, simplemente no puede, considerando que es solo una frase que se puede decir al aire, pero no es tan así, es potente y en general acarrea sentimientos intensos porque estamos hablando de nuestro punto débil: nuestra valoración personal. 

Puede que muchas de nosotras sintamos que tenemos una autoestima alta, que nos queremos moderadamente, pero ¿Cuántas veces refuerzo eso en el día? ¿Qué me digo a mí misma cuando me equivoco? ¿Cuánto me permito mis errores? No olvidemos que en la vida obtenemos lo que damos, si me doy amor a mí misma, recibo amor de los demás, si pido amor afuera, lo mas probable es que de afuera me pidan amor, ¡no que me den más amor! Ese es el clásico error que cometemos las mujeres y es la confusión que tenemos, no tengo que esperar que me acepten o me hagan feliz, mi responsabilidad conmigo es aceptarme y hacerme feliz a mí. Aquí es cuando hay personas que se sienten egoístas, pero no nos malinterpretemos,  eso se llama amor, simplemente no puedo dar lo que no tengo, si no me quiero de manera incondicional  ¿Cómo espero que otros me quieran de esa manera? Así que creo que conozco el mejor tratamiento de belleza: quererse cada día más.  Consta de regalonearse, felicitarse, agradecerse y piropearse,  practíquenlo diariamente esta semana, les aseguro que los otros lo notarán.




1 comentario:

  1. Eros o tanatos?,muxas veces navegamos sin un norte ,se puede encontrar esa belleza interior desde la observacion del exterior,que mencionas, pero ,sin un sentido es agua entre los dedos ,no creo que sea un tema de genero, creo que tanto hombres y mujeres experiencian lo mismo pero lo vivencian distinto;las personalidades adictivas van cambiando el reactivo ,pero se pierden en el Eros (placer)alcanzando el Tanatos(muerte) mas temprano que tarde.
    Karim

    ResponderEliminar