lunes, 5 de mayo de 2014

El Desapego

“La felicidad y la desdicha dependen de cómo afrontemos los acontecimientos, no de la naturaleza de los acontecimientos en sí” (Anthony de Mello)


Ciertamente el desapego es un ejercicio que no se practica muy a menudo en nuestra cultura, es por eso que a muchos todavía esta palabra les suena como algo extraño y un poco “esotérico”.
Para poder describir el desapego, primero debemos definir qué es el apego. Según las tradiciones orientales el apego es un estado emocional de vinculación compulsiva a una cosa o persona determinada, originado por la creencia de que sin esa cosa o persona no es posible ser feliz.
Si miramos a nuestro alrededor y en nuestra vida nos damos cuenta que estamos apegados a todas las cosas: materiales, emocionales, a las personas a nuestro alrededor, es decir condicionamos nuestra felicidad a las circunstancias externas, y es por eso que nos frustramos y desanimamos. Vivimos la vida en búsqueda de la felicidad pero nunca la conseguimos de manera permanente porque la hacemos depender de personas, cosas y circunstancias ajenas a nosotros mismos. Tanto es así que hay quienes que en la frustración de esta búsqueda terminan creyendo  que no existe la felicidad completa, sino que es solamente una emoción que va y viene, a la que podemos acceder de modo parcial en el tiempo, es decir que no podemos llegar a un estado total de felicidad. En lo personal difiero de esta creencia, creo que la felicidad completa existe, que constituye nuestro estado natural como seres humanos y que el sentido de la vida radica en recobrar ese estado que hemos olvidado.
 Es verdad que no podemos ser felices sin las otras personas, somos seres sociales y necesitamos de los demás y las relaciones con otros para estar completos. Sin embargo la felicidad depende de cada uno, es un trabajo personal. Nadie tiene la capacidad de hacer feliz a otro a menos que ese otro lo autorice y le dé un espacio privilegiado en su vida. Muchas veces no somos conscientes del tremendo poder que tenemos, somos amos y señores de nuestra felicidad y podemos acceder a ella en cualquier momento, la clave está en practicar el desapego.
El desapego en lo concreto es comprender que todo es transitorio, que nada permanece: ni las personas, ni los afectos, ni las cosas materiales,  por lo tanto que la felicidad va más allá de todo eso, está en el presente esperando ser descubierta por nosotros momento a momento, solo por el hecho de existir, de estar vivos, independiente de nuestras circunstancias. Aprender a vivir en el presente disfrutando cada minuto como si fuese el último es practicar el desapego.

El entrenamiento para liberarnos de la ilusión del apego tiene que ver con revalorizar nuestra vida, aprender a darle el peso que le queremos dar a cada cosa, elegir cómo queremos mirar la vida e interpretarla a nuestro favor. Un ejercicio que les doy a mis pacientes para lograr esto es cambiar el “debo” o “tengo” por el “quiero” y  “voy”, dejar las excusas de lado, salir de los pensamientos negativos y repetitivos para permitirnos ser felices en el momento presente con lo que tenemos y somos ahora; esto no es “conformarse” ni dejar de hacer planes para aspirar a ser mejores sino en aceptar y amar lo que ya somos y disfrutar lo que ya tenemos para dejar de buscar la felicidad en el futuro y encontrarla en el presente que es el lugar donde vive.  ¡Recordemos que ya somos perfectos, el problema es que no lo sabemos!

lunes, 24 de septiembre de 2012

La Dieta Emocional

El sobrepeso es consecuencia de muchos factores. La causa mas profunda es el mensaje emocional que le enviamos a nuestro cuerpo para que este funcione de determinada manera "metabolizando" todo aquello que ingerimos.

 La forma de reaccionar o interpretar el mundo de cada persona configura su propio estilo y mundo emocional y es de esta manera en que le envía mensajes  a su cuerpo que lo hacen funcionar de determinada manera.

El sobrepeso guarda relación con emociones no expresadas, sentimientos latentes que se ocultan en el cuerpo, que pasan tanto tiempo ahí que terminan cristalizándose en la figura. El sentimiento de incomprensión, la soledad, el resentimiento, la frustración, el abandono, son algunas de las emociones que se pueden asociar a la necesidad de "crear una armadura" y protegerse frente a la amenaza externa.

La "Dieta Emocional" consiste en hacer una purga de las emociones. Desechar lo que no sirve como sentimientos y pensamientos tóxicos, ideas esclavizantes, patrones de conducta repetitivos y dañinos, conflictos internos, auto sabotajes, miedos y resistencias al cambio. Se limpia y purifica el sentir y el acto de comer se vuelve algo equilibrado,  natural y lleno de gozo, aprendemos a agradecer todo lo que nutre nuestro cuerpo y dejar las recriminaciones de lado.

Dejamos de sentirnos agredidos y dejamos de agredir nuestro cuerpo saturándolo con comida. Entramos en la posición de poder y salimos de la posición de víctima, nos hacemos responsables de nuestra felicidad y gozo. Nos damos la oportunidad de ser quienes realmente queremos ser, sin conformarnos con "lo que nos tocó" sino que somos creadores de nuestra realidad, de nuestra imagen personal, de nuestra belleza interna y externa. 

La belleza es una manera de pensar y sentir, es la capacidad de reflejar toda la luz que guardamos dentro.

viernes, 30 de diciembre de 2011

Talleres Enero: ¿Porqué no consigo adelgazar?




Descubre cuáles son las ideas y emociones que te impiden adelgazar


Miércoles 11 de Enero de 18:30 a 20: 30
 Identificando Ideas que Impiden adelgazar: Rompe con  los patrones mentales que te impiden tener tu peso ideal.

Sábado 14 de Enero de 16:00  a 18:00
 Auto boicot: Reconoce las pautas de sabotaje que            
utilizas para no lograr los objetivos que te propones.







Miércoles 18 de  Enero de 18:30 a 20: 30
•  Liberación Emocional : Limpieza y correcta expresión y    
canalización de la rabia, culpa, frustración, desánimo y      
desesperación por causa del sobre peso.

Sábado 28 de Enero de 16:00  a 18:00
• Refuerza tu autoconocimiento y            
valoración personal: crea nuevos modelos mentales positivos y duraderos.


Valor por Taller: $30.000

A cuadras del Metro Baquedano

Más información al link:
http://dl.dropbox.com/u/46109625/Talleres%20Adelgazar.pdf

o escribe a la dirección: mailpsicologíacorporal@gmail.com














¿Porqué hay personas que no consiguen adelgazar?

Muchas personas luchan día a día con el sobrepeso, tratan de solucionar su problema  con dietas, nutricionistas, pastillas y ejercicios pero nunca consiguen su objetivo de manera permanente ¿Qué es lo que  les sucede?

Para mi es repetido conocer historias en mi consulta de personas que a pesar de sus múltiples intentos para bajar de peso no consiguen adelgazar, consultan por baja autoestima ya entregados a su situación de inconformismo con su cuerpo. Y lo que ocurre en estos casos es que en sus intentos por adelgazar, no están atacando el origen del problema, ya que  generalmente los programas para bajar de peso abarcan la parte alimenticia y nutricional de las personas, tratan de cambiar sus conductas y hábitos en torno a la comida, olvidando las emociones y pensamientos asociados a comer  y el tema de auto valoración que trae consigo.

La sociedad actual exige cuerpos delgados y estilizados, las personas con exceso de peso se sienten fuera de los estándares y  muchas veces no dignos de ser aceptados y queridos por esta situación, lo que forma un círculo vicioso en ellos, comen por ansiedad y por descontento de su cuerpo lo que perpetúa su situación.
 Además,  las ideas asociadas al comer tienen una especial  relevancia en este contexto, personas que basan su vida social y sentimental en la comida, pierden mucho más que calorías cuando deciden iniciar una dieta, lo que los lleva a volver nuevamente a sus costumbres antiguas  y con justa razón,  ya que se pierde el apoyo fundamental con el que cuentan para sus necesidades emocionales y relacionales.
Es por eso que muchas personas a pesar de sus intentos no consiguen adelgazar, ya que ellos mismos se autoboicotean en los nuevos intentos de modificar sus patrones de alimentación porque no cuentan con el respaldo de creencias adecuado para realizar este cambio de conducta. Aquí comparto tres preguntas útiles para las personas que quieran explorar sus ideas en relación al sobrepeso:

1.       ¿Para qué quiero bajar de peso?
2.       ¿Tengo que bajar de peso? ¿Por qué?
3.       Si bajo de peso ¿Qué podrá pasar? (indagar en el ámbito personal, emocional, laboral, familiar, de pareja)

El objetivo de estas preguntas es indagar en las ideas limitantes que tiene cada persona para lograr su objetivo, es decir, qué pierde cuando decide ser delgado, cómo cambiaría su vida si lo fuese y cuánto está dispuesto a pagar por ese cambio.  Seguir un programa de control de peso con un psicólogo especializado ayuda a la persona a hacer la transición entre las ideas limitantes y nuevas ideas sin que las pérdidas emocionales y relacionales sean significativas, además de motivar y empoderar a la persona a realizar los cambios necesarios para lograr su imagen corporal ideal.

Más información sobre el programa control de peso en: http://rosariomatte.com/programas

miércoles, 23 de noviembre de 2011

Talleres Noviembre

Talleres Noviembre

Queridos Amigos, están todos muy invitados a el ciclo de talleres que estoy realizando durante Noviembre, la idea de estos Talleres es potenciar nuestras capacidades, desarrollarnos y expandirnos.
"Sé tú el cambio que quieres ver en el mundo"
Ghandi

Más información pinchando el título.

sábado, 15 de octubre de 2011

El Poder de la Intuición


Hoy me junté con una amiga a almorzar y hablamos sobre la intuición, algo tan típico de nosotras las mujeres pero a la vez tan poco descrito y conocido, al final de cuentas ¿Qué es la intuición?  Les puedo dar la definición de wikipedia, pero en definitiva es esa corazonada, eso que no sabemos cómo explicar pero que es tan real como nosotros mismos, es cuando nos escuchamos y no hacemos tanto caso a lo que los otros piensan o lo que nos enseñaron, sino que simplemente atendemos a lo que nuestro corazón nos dice, y hay que reconocerlo, la mayoría de las veces es más sabio que nuestra mente. ¿Les ha pasado que de repente se sienten extrañas en una relación y no saben por qué? La persona que tienen enfrente “objetivamente” no ha hecho nada malo, pero uno se siente amenazada o incómoda con su presencia o actitud, rápidamente la mente sale al paso y trata de explicar la situación de diversas maneras, pero ninguna respuesta es satisfactoria, simplemente sucede y como los sentimientos no se pueden controlar la sensación persiste. Esa es la intuición, es saber algo que no tiene palabras, que simplemente se siente. La persona atenta a su intuición sabe que debe aclarar lo que sucede o bien alejarse de esa relación, validar eso que siente dentro y que es tan importante como los hechos mismos. Lo mismo puede ocurrir de manera positiva, el sentirse bien con respecto a algo o a alguien sin causa aparente, ¿Cuán a menudo hacemos caso a nuestra intuición? ¿Cuán importante son mis emociones para mí? ¿Las escucho? Creo que es fundamental que aprendamos a potenciar nuestra intuición día a día, que sepamos reconocerla para que nos guíe en las decisiones que tenemos que tomar,  si hacemos esto, definitivamente nos convertiremos en personas más poderosas y felices.

viernes, 23 de septiembre de 2011

El Poder de las Creencias


A medida que pasa el tiempo, cada vez me doy cuenta  de lo potentes que son las creencias para nosotros y la manera en que estas configuran nuestra vida.  Hace unos días escuchaba a una mujer que afirmaba que todos los hombres eran infieles, lo decía con un convencimiento  implacable, con una certeza absoluta, como si fuera una verdad en su vida, y seguramente en su experiencia así  lo era. El problema es que esa creencia    probablemente la hace encontrarse una y otra vez con hombres no dignos de confianza, transformándose en una persona con muy pocas posibilidades de éxito en el amor. Su convencimiento de que los hombres son infieles le cierra la posibilidad de creer que existen hombres fieles  y por lo mismo, de encontrar a uno.

Es difícil aceptar que tenemos la posibilidad de cambiar nuestras creencias para nuestro bien, tenemos la falsa idea de que la verdad está ahí afuera, son hechos aislados a nosotros  y que las cosas simplemente “nos pasan” o “nos tocan”.  En la consulta generalmente pregunto a mis pacientes  qué relación tienen ellos con las cosas que les pasan, cuál es su responsabilidad en los hechos que le ocurren en su vida. Muchos quedan pensativos ya que es un ejercicio que no hacemos muy a menudo, tendemos a mirar siempre afuera cuando algo nos duele o nos molesta siendo el exterior el foco de atención cuando en realidad, todo está dentro de nosotros. La manera en que pensamos y sentimos establece nuestra realidad, si  pienso con convicción que soy una persona afortunada, lo más probable es que lo sea, si por el contrario pienso que nunca me irá bien en la vida, obtendré ese resultado. Por eso son tan importantes nuestras creencias, revisarlas, escuchar nuestro hablar, nuestros” nunca” y  “siempre”, las cosas que decimos o damos por obvias. Quizás en algún momento estas creencias nos fueron útiles o las aprendimos de otros, lo importante es que las examinemos para saber cuánto nos abre o cierra posibilidades en la actualidad.

Para esto les propongo un entretenido ejercicio para poner a prueba nuestras creencias, este consiste en pensar en el mundo al revés, como cuando éramos niños jugar a que las cosas que doy por sentadas en la actualidad, que mis problemas, son justo de la manera al revés. Por un día pensar que mi jefe es la mejor persona del mundo, que todos los hombres son leales y sinceros,  que todo me sale bien.  Al principio se sentirán raros, pero luego, superando la incomodidad propia del cambio les aseguro que verán cosas sorprendentes.

Les dejo mi frase favorita, de una de mis autoras favoritas, Louise Hay: “Somos cien por ciento responsables de todas nuestras experiencias, y nuestros pensamientos están creando nuestro futuro”